El Evangelio de Dios y el de los Hombres.




anicross.gif
Por. Milton A Granados
Ministerio del Evangelio Eterno del fin de los Siglos.

·        El Evangelio Eterno . Apocalipsis 14:6
Nos encontramos a través de las escrituras muchos textos que por su altísimo contenido eterno no solo nos invitan a salir de este espacio de tiempo, sino que también son capaces de tomar nuestros 1sentidos espirituales y hacernos remontar desde nuestro espacio temporal 2hasta las mismísimas puertas de la eternidad.

En la Eternidad de este Evangelio se escribió la historia de la fundación del mundo y de la humanidad; en él se describe a 3un cordero que antes de Adán y Eva, ya había sido destinado a la cruz. También se nos habla del libro de la vida y de quienes Dios desde 4antes del principio de los Siglos marcó como propiedad divina y de aquéllos que como Judas y Caín fueron permanentemente excluidos 5del libro de los vivientes.

5Apocalipsis 17.8…aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida.



En  este evangelio, no solo encontramos los nombres de aquellos que son llamados a vida eterna y lo que no han sido llamados, sino que también recibimos el conocimiento de Dios para entender el lenguaje de un evangelio que originalmente fue escrito por la mente divina en los cielos, pero manifestado a los hombres a través de un sacrificio cuidadosamente preparado desde “antes de la fundación del mundo” pero ejecutado tanto en la dimensión de los hombres o principio de los tiempos, como en la eternidad divina o consumación de los tiempos, cubriendo así de principio a fin con esperanza de redención a toda su creación.


I Pedro 1. 20ya DESTINADO desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros.
Apocalipsis 13. 8Cordero que fue inmolado DESDE EL PRINCIPIO DEL MUNDO.
Hebreos 9. 26pero ahora, EN LA CONSUMACION DE LOS SIGLOS, se presentó …por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.


En este evangelio se nos declaran las instrucciones necesarias para caminar conforme al plan de vida diseñado para encontrarnos con las buenas obras que fueron preparadas para nuestra gloria desde la eternidad y mucho antes del principio de los tiempos de los hombres.

No es difícil poder entender que la fuente original de toda profecía y de toda palabra revelada “escrita en papel” por los hombres ha venido del cielo, desde donde la mente divina y su voluntad ha querido dejar trazos o pistas que como un imán nos atrae y no lleva a encontrar el propósito del plan trazado para nuestras vidas o razón de nuestra existencia.

Si hay una frase que determine la clave del éxito en cada paso del ministerio de Cristo en la tierra sería: “para que la escritura se cumpliera.” Sin duda que el programa preestablecido por la escrita divina en el libro de la Vida y las Obras acerca del Cordero tenían absoluta prioridad en la vida de Cristo. 

Y es que en la revelación del evangelio eterno y su cumplimiento no hablamos de lo escrito por Isaías o lo dicho por hombre alguno en esta tierra; Sino, más bien entendemos que la fuente de toda revelación es el cielo y su voluntad divina con la cual se nos deja saber su anticipada decisión y los pasos que se han de dar hacia su completo cumplimiento. Entonces este cumplimiento escritural en esencia de refiere a la ejecución de la voluntad predeterminada por aquél cuyas obras estaban acabadas desde  la fundación del mundo.  

Es ha esta escritura, la escritura divina; aquella que fue preparada desde antes de los tiempos de los hombres por el cielo para que se cumpliese en la tierra de la que hablamos hoy.

Hebreos 4. 3…las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo. 4Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.

Ø  Palabras que son espíritu y son vida. (Juan 6:63)
Al reconocer la vida que estas escrituras manifiestan en sí mismas y el poder sobrenatural que como río fluye interconectando cada una de ellas (por estar escritas en un mismo lenguaje), considero con toda justicia que no estaríamos errados al reconocerles como importantes columnas o soportes “del maravilloso plano maestro destinado a despertar todas las capacidades y riquezas ocultas en nuestro ser interior” (Filemón 1:6)

Es solo hasta después de haberse iniciado el proceso de programación celestial en nuestras vidas que podremos funcionar conforme a nuestro diseño de vida o plano original (Romanos 12:2). ¡Entonces -por haber sido enseñados por Dios- seremos capaces de reconocer por nosotros mismos con claridad su eterno propósito y el motivo o razón de nuestra existencia!
12 Co 4:18; 5:7; Ef 4:23; Ro 12:2. 2I Co 10:11; He 9:26; He 6:4,5. 3I Pe 1:20. 4Tito 1:2; 2 Timoteo 1:9; Jeremías 1:5; San Juan 6:44,45; Ef 1:4,5; 2 Ti 1:9; Job 38:4,21; He 2:14; Ecle12:7. 5Salmos 69:28; Ap 17:8; I Pedro 2:4; Judas 4; Apocalipsis 20:12,15; 21:27; 22:19.


Ø Conocimiento bíblico Vs. Sabiduría o revelación divina.

Sin duda que digerir verdades eternas no es sencillo para una mente que ha sido alimentada o acostumbrada a un evangelio que, aunque dado por el cielo, al ser traducido al lenguaje humano se llenó de verdades temporales que no pertenecen a la dimensión de fe y su lenguaje espiritual.

No olvidemos que el apóstol Pablo separó a la iglesia de corintios en dos grupos: Los espirituales, con quienes pudo compartir la sabiduría oculta “la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,” y el segundo grupo con el que por no tener la mente de Cristo activa tuvo que hablarles como a niños o carnales.



A los primeros escribe: (I Cts 2.) 6...hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo… 7más hablamos sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria… 13…hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios …y no las puede entender…16Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.   

Y del grupo rezagado expresa: (I Cts 3.)1De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espiritualessino como a carnales, como a niños en Cristo 2porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía.  
Romanos 6. 19Hablo como humano, por vuestra humana debilidad.



Existe un momento en que cada uno de sus hijos habrá de alcanzar la estatura de un varón perfecto en la medida de fe y la completa unidad que recibimos mediante el conocimiento y manifestación de la plenitud de Cristo en nuestras vidas.

Efesios 4. 13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina.

En tanto esto sucede, debemos entender que es Dios quien da el crecimiento, y que cada uno de sus hijos habrá de progresar según la cantidad de luz que el Sol de justicia haga brillar sobre él. Desde el momento en que por el evangelio eterno la mente de Cristo es activada en nuestra vida comenzamos un nuevo y glorioso proceso en el que somos reeducados o enseñados por Dios (Juan 6:45). Este conocimiento, habrá de ser una revelación nueva, única y personal que siempre estará en completa y total sincronización con el cielo, mas no así con la tierra, la sabiduría de este siglo o los hijos que provienen de él.

Es claro que, si todos nosotros miramos un mismo árbol y contemplamos su belleza, de seguro que mencionaremos algo que, aunque parecido no es del todo igual. Alguno lo mirara verde claro, otro verde oscuro o quizá alguno resaltara el tono de sus renuevos color café.

Ciertamente hablamos del mismo árbol, pero nuestra mente se enfocará en aquel punto que más nos atrae de él; sea esto el tronco, sus hojas, las flores o el árbol como un todo en general. Las verdades espirituales que Dios revele a nuestras vidas habrán de ser aquellas que completen el propósito especifico de nuestra vida; queriendo decir con esto que habrá cosas que en nuestro espacio de tiempo -al no ser necesarias- nunca lleguemos a comprender.

Es muy fácil describir un árbol seco y muerto, pero la belleza de un árbol que retoña o vuelve a la vida es mucho más difícil de describir sin dejar de hacer justicia o quizá hasta exagerar un poco acerca de él.

En el evangelio eterno existen etapas y grados de madures que solo terminan hasta el momento en que por haber recibido la imagen del hijo de Dios alcanzamos la estatura y perfección contenida en la plenitud de la medida de Cristo, por lo que debería de ser normal que cada uno de sus hijos podamos contemplar diferentes colores o aspectos de la multiforme, maravillosa e insondable sabiduría o tesoro celestial. (Romanos 11:33; Efesios 3:10; I Pedro 4:10)

Romanos 8. 29Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo.
Gálatas 4. 19Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros.
2 Corintios 3. 18Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen.

Leer: La Dispensación Oculta

Comentarios

Entradas populares de este blog

Significado del Número 6 en la Biblia. (666)

¡Muerte en la Olla! (Los que están en la carne Vs. los espirituales).

Significado del Número 7 en la Biblia (777).